HomeCulturaCuatro Villas de Amaya, una ruta de turismo familiar
There are no translations available.

Una ruta une las Cuatro Villas de Amaya con cuatro centros de interpretación, situados en las localidades burgalesas de Castrojeriz, Melgar de Fernamental, Sasamón y Villadiego, con el propósito de mostrar la gran riqueza histórica y cultural del territorio y de su singular paisaje y en el disfrute del medio rural mediante la realización de actividades. Cada emplazamiento propone una temática específica vinculada con su historia, su cultura o tradición y estimula la circulación de una villa a otra por medio de un plan de información y herramientas de marketing que buscan la prolongación de la estancia y una mayor participación y satisfacción del turista. En definitiva, un proyecto que “abre un nuevo horizonte para toda esta zona”, según apuntó la consejera de Cultura de la Junta, Josefa García Cirac, en la inauguración ayer de los dos primeros centros, tras una inversión de 3,9 millones de euros, aportados por el Gobierno central, la Administración regional y la Diputación de Burgos.

Los dos primeros centros de interpretación puestos en marcha dentro de la ruta son el de Sasamón y Villadiego. Uno dedicado a la vida cotidiana en la Edad Media, ‘Medievum’, donde el visitante puede conocer cómo se vivía en esta etapa de la historia y cómo eran las costumbres de los vecinos de la comarca, así como su forma de vestir o sus hábitos. Entre otras cosas, las personas que se acerquen a Sasamón intentarán solucionar problemas geométricos, conocer las herramientas de los canteros, mostrar sus habilidades construyendo arcos con una cimbra y grandes bloques de madera para que no se caigan al retirar el armazón.

El otro está dedicado al mundo del cómic ‘Fabulantis’, donde los amantes de los tebeos de toda la vida encuentran algunas piezas inéditas, junto con ejemplares de distintos puntos del mapa. En este centro, los niños son los protagonistas y realizan actividades y juegos enfocados a expresarse a través del dibujo y la ilustración, con muchos elementos multimedia que permiten a los más pequeños jugar y dibujar en grandes pantallas táctiles, visualizar aventuras o entrevistar a Ángel Pardo, el famoso dibujante de la serie del Capitán Trueno que vivió en Villadiego.

Pendiente de inauguración queda el centro de Castrojeriz, ‘Iacobus’, que está dedicado al Camino de Santiago, como no podía ser de otra manera en uno de los puntos clave de la Ruta Jacobea. En este emplazamiento se conocerá qué empuja a tantas personas a realizar el trayecto en la actualidad y en el Medievo, así como las leyendas más importantes. En Melgar, ‘Pisórica’, abordará la relación del ser humano con el Río y una escuela de pescadores con actividades relacionadas con el montaje de aparejos, diseño y preparación de señuelos o tipos de cañas. Todo ello en dos espacios muy distintos.

"Somos líderes en turismo rural y con este proyecto vamos a impulsar el medio rural creando un producto de turismo familiar", señaló la responsable regional, que estuvo acompañada en la inauguración por la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, y el presidente de la Diputación provincial, César Rico, además de otras tantas autoridades de la zona. Borrego puso como ejemplo a Castilla y León en el liderazgo del turismo de interior. Rico anotó que este es “un proyecto complejo que busca atraer al público familiar con cuatro proyectos unidos por el hito de la Peña Amaya”.

El Plan de Competitividad de Producto Turístico ‘Ruta cuatro villas de Amaya’ fue aprobado por la Conferencia Sectorial de Turismo el 9 de diciembre de 2008 y entró en vigor mediante convenio de colaboración firmado el 28 de octubre de 2009 entre Turespaña, la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, la Diputación Provincial de Burgos y la Federación Provincial de Hostelería de Burgos.

El planteamiento es que cada villa y Amaya puedan funcionar como microdestinos en sí mismos pero trabajando para la ruta tematizada y especializada, prescribiendo una a otra, si bien dejando al turista o excursionista la libertad de componer, en función de sus mejores intereses, su propia ruta de las Cuatro Villas de Amaya.