HomeGeneralesLas obras que nunca llegan
There are no translations available.

En abril se aprobó el nuevo proyecto y se adjudicó la obra a la empresa Tragsa por 3,3 millones, pero no hay dinero para empezar

El desbordamiento del Odra a finales de 2009 causó daños en cultivos e infraestructuras.
El desbordamiento del Odra a finales de 2009 causó daños en cultivos
e infraestructuras.
DB
I. P. / Burgos

En las últimas semanas, la Sociedad Estatal Aguas del Norte, AcuaNorte, (antigua CHD) ha dado salida a dos proyectos demandados por los vecinos de las comarcas burgalesas regadas por los ríos Arlanza y Arlanzón. Concretamente, se adjudicaban los proyectos de las obras complementarias a la presa de Castrovido, aprobados en 2005, que afectan a localidades de la cuenca baja del Arlanza, como Retuerta, Puentedura, Lerma, Tordómar y Peral, mientras que la pasada semana se firmaba el convenio que propiciará culminar las obras pendientes para que 57 pueblos de la zona de Muñó pueda tener el próximo verano agua desde la red de Burgos.
Queda pendiente un tercer proyecto que, sin embargo, parece más difícil de ejecutarse o, al menos, comenzar, en lo que queda de año, y eso que las obras están ya adjudicadas, después de meses de tramitación, a la empresa Tragsa. Hablamos de las obras de regeneración ambiental y control de avenidas de la cuenta baja del río Odra, que afecta a los municipios de Villasandino, Castrojeriz y Pedrosa del Príncipe. Si bien es verdad que, en este caso, la adjudicación la ha llevado directamente la Dirección General del Agua, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, lo cierto es que los representantes municipales y miembros de la Plataforma por la regulación del Odra han tenido siempre como portavoces a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Duero, con encuentros periódicos, a petición de los afectados, para mostrar su malestar por la tardanza en resolver los problemas derivados del mismo y para exigir las obras, máxime tras las riadas de finales de 2009 y principios de 2010 que provocaron, además de pérdidas en el cultivo, destrozos en puentes y riberas de los ríos.
Recordemos que el proyecto se adjudicó en mayo de 2009 a la empresa Teconsa y que ésta posteriormente, presentó suspensión de pagos. El pasado mes de abril, la Dirección General del Agua confirmaba la aprobación del proyecto mejorado y la adjudicación de las obras a Tragsa, con un plazo de ejecución de 12 meses y 3,3 millones de presupuesto. Desde esa fecha, en la que desde la CHD se remite a los ayuntamientos el acuerdo ministerial, hasta hoy, ni alcaldes ni plataforma tienen más noticias sobre el inicio de los trabajos. O sí las tienen, pero absolutamente negativas. Federico Yagüez, portavoz de la coordinadora, explica que el problema es la falta de dinero y que, según las noticias que les transmiten desde la Dirección del Agua, están a la espera de recibir crédito de Hacienda para poder contar con la partida presupuestaria y ejecutar las obras. «Es decir, que en estos momentos, no hay dinero para una obra adjudicada y presupuestada», recalca. Yagüez asegura que todos los vecinos de la zona están indignados, que se consideran el «patito feo» a quien nadie hace caso y se pregunta dónde ha ido a parar el dinero que ya estaba presupuestado desde el primer proyecto a Teconsa. Insiste en la importancia de habilitar una partida, aunque solo sea para comenzar las obras porque una vez dado este paso, no se podrían paralizar.
Para Yagüez es prioritario no retrasar más el proyecto, y sobre todo arreglar los desperfectos ocasionados por las riadas, pero lo cierto, es que en la zona las esperanzas se han ido e impera el pesimismo. Además, si se cumplen las previsiones y tras el 20-N hay un gobierno del PP, se volverá a peder tiempo «porque nos tocará lidiar con otros responsables de instituciones». Se ha vuelto a solicitar una reunión con el presidente de la CHD, Antonio Gato.