GeneralesCastrojeriz salva de la ruina el viejo casino mientras estudia su uso

Enclavado en la Plaza Mayor, está catalogado al incluirse en la declaración BIC del casco urbano

La rehabilitación del inmueble del antiguo casino, enclavado en la Plaza Mayor, ha estado siempre en la mesa de los sucesivos equipos municipales de la villa. De hecho, llegó a haber un proyecto que planteaba su conversión en oficinas y locales comerciales, que nunca salió adelante, fundamentalmente por cuestiones presupuestarias. Esa falta de inversión ha hecho que año a año el edificio -que está catalogado al incluirse en la declaración de BIC del casco urbano castreño y de la propia plaza y su soportal, entorno igualmente protegido-, se haya deteriorado en todos las estructuras, tanto la cubierta, como las paredes y que haya sido pasto de maleza y vegetación que también han ido acelerando su deterioro. Para evitar su ruina definitiva, el Ayuntamiento ha decidido emplear parte de las ayudas de los Planes Provinciales de Diputación (el 25% de la inversión) y poner el resto de las arcas municipales, y llevar a cabo una actuación de consolidación del edificio, a la espera de definir un uso para el singular y emblemático casino. La inversión prevista ronda los 70.000 euros

Las obras están ya en marcha y aún se prolongarán otro mes más. El principal objetivo de ese proyecto es consolidar estructuras. Se demolerá la parte ya derruida y que estaba amenazando a los inmuebles vecinos y a los transeúntes y que afeaba el entorno; se procederá asimismo a retirar la vegetación del patio y el escombro que se había acumulado y. una vez realizadas esas tareas, se comenzará a consolidar el envoltorio y hacer la cubierta nueva.

La fachada principal se tratará igualmente; además, debe conservarse en su estado original, mientras que la carpintería de ventanas y puerta en sus tres plantas se hará nueva, también para que la cuestión estética quede resuelta desde la vista de la Plaza Mayor. En la fachada trasera, solo se trata de dejarla cerrada para evitar riesgos. Parecerá un edifico en uso, aunque no lo estará porque el interior quedará vacío a la espera de un futuro uso.

En este sentido, la alcaldesa, Beatriz Francés, esta dispuesta a estudiar a qué dedicar el emblemático inmueble, pero lo importante es contar con ayudas para poder acometer cualquier proyecto para ponerle el valor. Francés afirma que el Ayuntamiento está dispuesto a trabajar en ello en los próximos meses.