Generales

Generales

Días 27 de abril–2 de mayo 2012

Recogida de residuos que se encuentren junto a la báscula, contenedor de residuos de electrónica, electrodomésticos, muebles, colchones etc.

 

Bando del 1 de marzo

 

La Dirección General de Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) ha encargado a la empresa pública Tragsa las obras de regeneración medioambiental y control de avenidas en la cuenca baja del río Odra a su paso por los términos municipales de Villasandino, Castrojeriz y Pedrosa del Príncipe (Burgos).

BURGOS, 12 (EUROPA PRESS)

La Dirección General de Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM) ha encargado a la empresa pública Tragsa las obras de regeneración medioambiental y control de avenidas en la cuenca baja del río Odra a su paso por los términos municipales de Villasandino, Castrojeriz y Pedrosa del Príncipe (Burgos).

El encargo, aprobado el pasado 29 de noviembre, desbloquea el inicio de las obras que fueron adjudicadas a la empresa Teconsa antes de que se viera afectada por un concurso de acreedores, según informaron a Europa Press fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero.

Los trabajos, en los que se invertirán 3.638.172 euros, persiguen elevar la capacidad de evacuación del río y disminuir los riesgos de avenidas y promover el desarrollo de los valores naturales y la actual funcionalidad del ecosistema fluvial.

"En definitiva, estas obras tratan de poner en práctica el espíritu de la Directiva Marco del Agua al conciliar los intereses socioeconómicos de la vega del río Odra con la conservación de sus valores naturales, máxime cuando la zona está declarada como LIC (Lugar de Interés Comunitario) y está incluida en el Catálogo de Riberas Sobresalientes de Castilla y León", recordaron las mismas fuentes.

En total, se va a actuar a lo largo de los 26 kilómetros del río Odra, existentes entre las localidades burgalesas de Villasandino , Castrojeriz y Pedrosa del Príncipe y los trabajos buscarán controlar el crecimiento y expansión de la vegetación que invade y obstruye el cauce, a minimizar los procesos de erosión y a limitar la entrada de los sedimentos al río desde la cuenca.

Además, se mejorará la calidad del agua y se optimizarán las condiciones ecológicas del medio fluvial de cara a conseguir un aumento y diversificación de las especies de flora y fauna.

Para conseguir estos objetivos se pondrán en marcha actuaciones como tratamientos sobre la vegetación actual de ribera --cortas preventivas, clareos, entresacas y escamondas--, revegetación de las márgenes mediante plantaciones, siembras e hidrosiembras, acondicionamiento y estabilización de la sección fluvial --limpiezas selectivas del lecho del cauce, perfilado y siembra de taludes o colocación de escolleras--, regulación y acondicionamiento hidráulico mediante la remodelación de vados y la demolición de vados no operativos y acondicionamiento de infraestructuras: reconstrucción de caminos y restitución de tuberías.

El proyecto de restauración del río Odra forma parte de la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos, que nace al amparo de la Directiva Marco del Agua de cara a conseguir que los ríos y arroyos recuperen el "buen estado ecológico" y hacer compatibles los usos y actuaciones administrativas con la conservación de los valores naturales.

 

Ahora ha de asegurarse el comienzo de la ejecución de las obras en el plazo máximo de seis meses desde la fecha de concesión de la licencia

J. C. R. / Burgos
Las primeras obras del Área de Rehabilitación Integral de Castrojeriz (ARI) darán comienzo en la próxima primavera. Así lo afirmó ayer la alcaldesa de la localidad, Beatriz Francés, que también recordó que acababa el plazo de presentación de solicitudes para la realización de las obras en las calles y edificios acogidos al ARI.

Las actuaciones subvencionables comprenden viviendas que están situadas en las calles Real de Poniente; Plazuela de San Juan; Calle del Cordón; Calle del Castillo; Calle Traseras de Santa Olalla; Calle de Santa Olalla; Travesía del General Aranda; Plaza Mayor; Calle del General Aranda; Calle Real de Oriente; Calle del Marqués de Camarasa; Calle Traseras de Camarasa; Travesía Real de Oriente; Avenida de la Colegiata; Calle Pescadería; Paseo de la Puerta del Monte; Calle del Arco de la Sardina; Camino de Trascastillo; Camino de las Eras Bajas; Plaza de la Virgen del Manzano; Calle San Andrés y la Avenida Virgen del Manzano.
Ahora ha de asegurarse el comienzo de la ejecución de las obras en el plazo máximo de seis meses desde la fecha de concesión de la preceptiva licencia municipal, y su terminación en el plazo previsto en el proyecto de obras, como máximo un año para obras mayores y seis meses para obras menores.
La financiación de las Áreas de Rehabilitación Integral se extiende a tres líneas de actuación como la rehabilitación de edificios y viviendas; actuaciones en espacios públicos y equipamientos y la gestión propia del área de rehabilitación integral. En la financiación participan la Junta de Castilla y León; el Ministerio de la Vivienda; el Ayuntamiento de Castrojeriz y los propios solicitantes, propietarios o inquilinos de las viviendas incluidas en el ámbito delimitado.
Para las obras de rehabilitación en edificios de uso residencial y de viviendas, se cuenta con una subvención por importe máximo del 100% del presupuesto protegido, con una cuantía media máxima por vivienda rehabilitada de 4.500 euros. Para el caso de áreas de rehabilitación integral en conjuntos históricos, la cuantía media máxima por vivienda rehabilitada asciende a 5.500 euros.
Para las obras de urbanización y reurbanización tienen una subvención por importe máximo del 50% del presupuesto protegido de dichas obras, con una cuantía máxima por vivienda rehabilitada de 700 euros. Todo ello por parte de la Junta de Castilla y León.
El Ministerio de la Vivienda destinará a las Áreas de Rehabilitación Integral Castrojeriz un total de dos millones de euros que se sumarán a las aportaciones de la Junta de Castilla y León, de los Ayuntamientos y de los propietarios de los inmuebles hasta completar los cinco millones de euros para cada localidad. Servirán para rehabilitar 200 viviendas en el centro histórico de Castrojeriz.

 

En abril se aprobó el nuevo proyecto y se adjudicó la obra a la empresa Tragsa por 3,3 millones, pero no hay dinero para empezar

El desbordamiento del Odra a finales de 2009 causó daños en cultivos e infraestructuras.
El desbordamiento del Odra a finales de 2009 causó daños en cultivos
e infraestructuras.
DB
I. P. / Burgos

En las últimas semanas, la Sociedad Estatal Aguas del Norte, AcuaNorte, (antigua CHD) ha dado salida a dos proyectos demandados por los vecinos de las comarcas burgalesas regadas por los ríos Arlanza y Arlanzón. Concretamente, se adjudicaban los proyectos de las obras complementarias a la presa de Castrovido, aprobados en 2005, que afectan a localidades de la cuenca baja del Arlanza, como Retuerta, Puentedura, Lerma, Tordómar y Peral, mientras que la pasada semana se firmaba el convenio que propiciará culminar las obras pendientes para que 57 pueblos de la zona de Muñó pueda tener el próximo verano agua desde la red de Burgos.
Queda pendiente un tercer proyecto que, sin embargo, parece más difícil de ejecutarse o, al menos, comenzar, en lo que queda de año, y eso que las obras están ya adjudicadas, después de meses de tramitación, a la empresa Tragsa. Hablamos de las obras de regeneración ambiental y control de avenidas de la cuenta baja del río Odra, que afecta a los municipios de Villasandino, Castrojeriz y Pedrosa del Príncipe. Si bien es verdad que, en este caso, la adjudicación la ha llevado directamente la Dirección General del Agua, del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, lo cierto es que los representantes municipales y miembros de la Plataforma por la regulación del Odra han tenido siempre como portavoces a los responsables de la Confederación Hidrográfica del Duero, con encuentros periódicos, a petición de los afectados, para mostrar su malestar por la tardanza en resolver los problemas derivados del mismo y para exigir las obras, máxime tras las riadas de finales de 2009 y principios de 2010 que provocaron, además de pérdidas en el cultivo, destrozos en puentes y riberas de los ríos.
Recordemos que el proyecto se adjudicó en mayo de 2009 a la empresa Teconsa y que ésta posteriormente, presentó suspensión de pagos. El pasado mes de abril, la Dirección General del Agua confirmaba la aprobación del proyecto mejorado y la adjudicación de las obras a Tragsa, con un plazo de ejecución de 12 meses y 3,3 millones de presupuesto. Desde esa fecha, en la que desde la CHD se remite a los ayuntamientos el acuerdo ministerial, hasta hoy, ni alcaldes ni plataforma tienen más noticias sobre el inicio de los trabajos. O sí las tienen, pero absolutamente negativas. Federico Yagüez, portavoz de la coordinadora, explica que el problema es la falta de dinero y que, según las noticias que les transmiten desde la Dirección del Agua, están a la espera de recibir crédito de Hacienda para poder contar con la partida presupuestaria y ejecutar las obras. «Es decir, que en estos momentos, no hay dinero para una obra adjudicada y presupuestada», recalca. Yagüez asegura que todos los vecinos de la zona están indignados, que se consideran el «patito feo» a quien nadie hace caso y se pregunta dónde ha ido a parar el dinero que ya estaba presupuestado desde el primer proyecto a Teconsa. Insiste en la importancia de habilitar una partida, aunque solo sea para comenzar las obras porque una vez dado este paso, no se podrían paralizar.
Para Yagüez es prioritario no retrasar más el proyecto, y sobre todo arreglar los desperfectos ocasionados por las riadas, pero lo cierto, es que en la zona las esperanzas se han ido e impera el pesimismo. Además, si se cumplen las previsiones y tras el 20-N hay un gobierno del PP, se volverá a peder tiempo «porque nos tocará lidiar con otros responsables de instituciones». Se ha vuelto a solicitar una reunión con el presidente de la CHD, Antonio Gato.

 

Página 9 de 23