NoticiasDeportes100 Bugatti en "la burgati"

100 Bugatti en "la burgati"

Burgos acogerá en junio el encuentro internacional de casi un centenar de modelos clásicos

La inscripción cuesta 3.900 euros y habrá rutas por La Rioja, Palencia y Valladolid.
La inscripción cuesta 3.900 euros y habrá rutas por
La Rioja, Palencia y Valladolid.
El lujazo resurgido.
El lujazo resurgido.
H. Jiménez / Burgos

Unas carreteras provinciales casi desiertas, el vino, la cultura, la gastronomía, el arte, la historia y el patrimonio. Las mismas cosas que llaman la atención al común de los mortales han servido para que los organizadores del Bugatti Internacional Meeting, una cita anual con el lujo exclusivo, se hayan fijado en Burgos para ubicar su cita de este año que tendrá lugar del 5 al 11 de junio. Durante unos días esos Bugatti (coches legendarios durante el primer tercio del siglo pasado que dieron lugar al término coloquial ‘buga’) harán rugir sus vetustos motores en el corazón de la ‘Burgati’, el cariñoso nombre con el que muchos bautizan a la capital burgalesa.
Por primera vez este evento que reúne a casi un centenar de pudientes propietarios de la prestigiosa marca se celebra en la Península Ibérica, y la elección ha recaído a orillas del Arlanzón. ¿Y cómo es que una empresa de Milán, la responsable del encuentro, ha escogido esta mediana ciudad del frío norte? «Por la importancia de sus monumentos y también por la variedad de caminos y paisajes que la rodean», explica Francesca Zingardi, portavoz de la firma 2Fast4You (‘demasiado rápido para ti, en su traducción literal’).
Algo habrán tenido que ver su Catedral, el Museo de la Evolución o la importancia de la ciudad como «antigua capital de Castilla», tal y como se subraya en el folleto promocional, pero los alrededores de los que puede presumir la provincia burgalesa han jugado sin duda un papel fundamental.
El programa turístico incluye 5 etapas por el Camino de Santiago, la sierra de la Demanda, el valle del Ebro, los castillos del Duero y La Rioja, siempre con un hotel de la capital como centro de operaciones al que los participantes regresarán a dormir cada noche tras haber conducido entre 150 y 280 kilómetros diarios, dependiendo de cada ruta.
Por el módico precio de 3.900 euros los componentes de tan singular excursión de modelos clásicos (no es ni una competición deportiva ni un rallye, la velocidad es lo de menos y lo que cuenta es el mero placer de conducir) tendrán derecho a pensión completa y a una habitación doble, además de visitas variadas a monumentos y bodegas tanto de la Ribera del Duero como de la denominación Rioja.
Conocerán las localidades de Santa María del Campo, Frómista, Carrión de los Condes, Castrojeriz, Silos, la Casa de la Madera de Revenga, el santuario de Santa Casilda, el castillo de Peñafiel, Aranda de Duero, Peñaranda de Duero, Lerma, Monasterio de la Vid, Santo Domingo de la Calzada, San Millán de la Cogolla, ElCiego, y Haro. Un tentador y variado programa que muchos quisieran para sus vacaciones pre veraniegas.
La organización cuenta por el momento con unos 75 participantes confirmados, que traerán modelos clásicos de los años 20 y 30 pero también algunos de los más espectaculares y modernos deportivos, llegados desde Reino Unido, Francia, Holanda, Alemania, Luxemburgo, Suiza, Bélgica, Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Japón, España y, cómo no, Italia, el país transalpino donde la marca es casi patrimonio nacional.
Solo los ‘bugatteros’ de pleno derecho podrán sentir el romanticismo de su conducción, pero con su paseo sobre esas auténticas joyas sobre ruedas también darán gusto a las retinas que se acerquen a contemplarlas. Para ver no hará falta tener tanto dinero y cualquiera podrá soñar con el grandilocuente lema que refleja el espíritu de la marca en sus años de esplendor: «Nada puede ser demasiado hermoso, nada puede ser demasiado costoso».