NoticiasDeportesLa magia de los Bugatti aparca frente al Museo de la Evolución Humana

La magia de los Bugatti aparca frente al Museo de la Evolución Humana

  • Apasionados del motor de 15 países recorrerán en coches de época la región
  • Pasarán por las localidades de Carrión de los Condes y Castrojeriz

Ical | Burgos

Actualizado domingo 05/06/2011 18:02 horas
Casi un centenar de Bugatti aparcado frente al Museo de la Evolución Humana. | Ical
Casi un centenar de Bugatti aparcado frente al Museo de la Evolución Humana. | Ical

No existe edad para un buen coche si el propietario lo cuida como si de un hijo se tratase. Bien lo saben los dueños de los 96 Bugatti que, llegados desde 15 países del mundo, han aparcado este domingo en la capital burgalesa frente al Museo de la Evolución Humana para convertir a este espacio en un improvisado museo del motor.

Modelos de todas las épocas mostrarán hasta el próximo 9 de junio que la marca italiana Bugatti ha sido y es, además de un emblema, una forma de vida, capaz de hacer que una persona desembolse ingentes cantidades de dinero para hacerse con un coche único en el mundo. Se trata de modelos que participan en la celebración que por primera vez se realiza en España del 'International Bugatti Meeting'.

Según explicó el presidente del Club Bugatti, el italiano Franco Maino, tener un Bugatti es una "cuestión de pasión", ya que sus propietarios pagan por tener un modelo de vida, no por conducir un coche. Tal es la pasión de los conductores de estos coches de época que cada año se reúnen en un país del mundo para recorrer sus carreteras y disfrutar así de paisajes a lomos de su coche.

El propietario de uno de estos coches mima con su 'joya'. | Ical
El propietario de uno de estos coches mima con su 'joya'. | Ical

Maino explicó que en esta ocasión el 'International Bugatti Meeting' ha elegido Burgos y Castilla y León porque se trata de una región que reúne cultura e historia, un buen combinado para las cerca de 200 personas que acompañan a estas joyas del motor y que, además de conducir, podrán conocer espacios y poblaciones de las provincias de Burgos, Valladolid y Palencia.

Llegados desde distintos puntos del mapa, los Bugatti que pueden ver los burgaleses son de largo recorrido. Sin ir más lejos, proceden de países como Nueva Zelanda, Japón y Estados Unidos. Un recorrido nada desdeñable, al que habrá de sumarse los cerca de 1.300 kilómetros que les espera desde mañana, cuando viajarán hasta la localidad palentina de Carrión de los Condes y la burgalesa de Castrojeriz, entre otras.

Obras de arte

Aunque Maino no especificó cuál puede ser el precio que alcanzan en el mercado estos vehículos, dejó claro que en el mantenimiento de los coches, además de paciencia y pasión, es necesario invertir una cantidad que no todos pueden permitirse porque se trata de "un objeto de arte". Él mismo posee un vehículo de esta "rica y preciosa" marca que llegó a sus manos, gracias a su familia.

En la actualidad hay cerca de 2.700 coches de estas características, de una producción que rondó los 7.000 autos. Casi todos fueron adquiridos por banqueros, hombres de negocios y hombres ávidos de poseer una pieza única.

En esta ocasión, acudirán casi un centenar de participantes procedentes de lugares tan dispares como Estados Unidos, Italia, Alemania, México, Francia, Australia, Nueva Zelanda. A pesar de las distancias, todos tienen en común que se presentarán con un Bugatti fabricado artesanalmente entre 1920 y 1938, a excepción de un T57 de 1957, un EB110 SS de 1993 y dos unidades del actual Veyron, el coche más potente del mundo con 1.001 CV.

Sin lugar a dudas, el International Bugatti Meeting supondrá una oportunidad única de contemplar de cerca algunos de los automóviles más sugerentes y exclusivos de la primera mitad del siglo XX. Coches que tienen su origen en el talento de Ettore Bugatti, que en 1909 comenzó a construir artesanalmente estos ejemplos únicos de ingeniería y diseño.