La TAU y nuestros antepasados

Todo lo referente a la Historia de Castrojeriz y sus antepasados
Post Reply
curiosa

La TAU y nuestros antepasados

Post by curiosa » 08 Nov 2009, 12:22

27.Felipe, el 4 Junio 2007 a las 16:12 h #

Hola a todos los tertulianos.
Simplemente comentar que, leyendo vuestros interesantes comentarios, me llamó la atención que Ernesto pregunte por qué está la Tau en el castillos de Ponferrada y, no me queda más remedio que comentarte, Ernesto, que la Tau=T, no es un símbolo templario, aunque sí eran signados en la frente para protegerlos contra los males, etc.
En el caso concreto del castillo de Ponferrada, perteneció a los Templarios, pero al disolverse la orden en España, el monarca se le dio a uno de sus grandes generales, D. Pedro Fernández de Castro “El de la Guerra”, Señor de Lemos, entre otros títulos. Fue a partir de ese momento, durante la primera mitad del siglo XIV, cuando paso dicha fortaleza a dominio de los Señores de Lemos y, ya en el año 1467, se produce la II revuelta irmandiña en Galicia, siendo asediado el I Conde de Lemos hereditario y perpetuo D. Pedro Alvar Osorio, en dicha fortaleza, por los tropas irmandiñas. Tras un asedio intenso, los irmandiños no logran tomar la fortificación y se vuelven a territorio gallego. Los destrozos causados en el castillo de Ponferrada fueron relevantes. En el año 1469, los irmandiños son vencidos y el conde de Lemos, fue el único noble que mando reedificar todas y cada una de sus fortalezas, previamente derribadas por la hermandad. El castillo de Ponferrada fue reconstruido en las partes derruidas entre el año 1470-1486, y los lugares donde se encuentran las Taus corresponden a la reconstrucción llevada a cabo por D. Pedro Alvar Osorio. Es más, os puedo confirmar que en otras fortificaciones pertenecientes al extenso y poderoso condado de Lemos, con motivo de estas reconstrucciones, caso del complejo fortificado de Monforte de Lemos, del castillo de Castro Caldelas, del castillo de Castro de Rey, etc., mandó colocar las Taus. En Villafranca del Bierzo, en el convento de S. Francisco, que fue el lugar elegido por el I conde de Lemos para levantar el panteón condal, mandó colocar en capiteles la Tau que hoy se puede ver, e incluso, si habéis visto la iglesia, en la techumbre, podéis observar escudos de con los lobos de los Osorio y la Tau, y el castillo de tres torres de los Enríquez con el león rampante, así como, los seis roeles de los Castros, señores de Castrojeriz, donde la familia nació y, de la que, una de sus ramificaciones, vino en el siglo XIII a Galicia, convirtiéndose en señor de Lemos, dando inicio a la gran familia de los Castro en Galicia, que tantas páginas de gloria escribieron en la historia de Galicia y España.
El Cardenal Rodrigo de Castro, fundador del Colegio de Nuestra Señora de la Antigua, el VII conde de Lemos, D. Pedro Fernández de Castro, mecenas de los mayores literatos de nuestro Siglo de Oro, -Cervantes le dedicó, entre otras obras, la segunda parte del Quijote-, etc.
Los Castros señores antiguos de Castrojeriz, coincidieron en el tiempo con la implantación de esta orden en esta pequeña y bella localidad burgalesa. Fueron encomendadores de ella.
Un escrito de la Biblioteca Nacional del siglo XVII, da una descripción de la villa de Monforte de Lemos, diciendo, entre otras cosas, que tienen las puertas y ventanas de la fortaleza, la Tau, por ser de los Castro, señores antiguos de Castrojeriz(…).
El conde de Lemos casado en dos ocasiones, la primera con Isabel de Castro, señora de Lemos, hermana del Duque de Arjona, señor de Lemos, ya de avanzada edad, monja en sacada del monasterio para casar con este noble de Cabrera y Ribera, zona amplia pero no muy rica, y así, por medio de su mujer que fue el “vehículo” que le permite acceder al título de señor de Lemos, se convierte con el tiempo, como bien dice el cronista Daponte en el siglo XV, en “luz y lumbre de los caballeros gallegos”. Curiosamente, se convierte en conde hereditario y perpetuo en el año 1456, un año antes del fallecimiento de su mujer, y durante la revuelta irmandiña, obligado a huir de Galicia, en las gestiones que realiza para recomponer su ejército y recuperar junto a otros nobles etc., las posesiones tomados por el pueblo llano, en Palacios de Valduerna, se casa de nuevo.
Solo tuvo un hijo varon de los dos matrimonios, y éste, murió en Samos durante la revuelta irmandiña, por la peste, no dejándole ningún nieto para sucederle. Una de sus hijas casada con un hijo del conde de Benavente, pretendía el condado. El sabio y viejo conde, era conocedor de que tenía un nieto, fruto de la aventura que su hijo había tenido con una bella mujer de sangre hidalga del valle de Lemos, de nombre, D. Rodrigo Enríquez de Castro y Osorio, al cual legitimiza por bulas pontificias y documentos pertinentes, para convertirlo, por testamento, en su heredero único heredero legítimo. El viejo conde con maniobras de su esposa, fallece en el castillo de Cornatel en el año 1486, haciéndo desaparece y así lo afirman cronistas de la talla de frai Malaquías de la Vega, cronista de los condes de Lemos, etc., los documentos guardados en una caja etc, etc.
Mando poner las Taus en sus fortalezas con motivo de su reconstrucción para legitimizar, si cabía, todavía más, a su nieto bastardo, pero legitimizado, de sangre de los Castro, contra las pretensiones de su hija casa con el de Benavente. La Tau, aunque no es ni fue nunca escudo de los señores, luego condes de Lemos, de sangre Castro, sino los conocidos seis roeles,´-los de Galicia, ya que el primitivo escudo de los Castro en Castrojeriz, no era éste-, siempre fue símbolo de identificación para ellos. Por ello, incluso lo mandan colocar con las armas propios en el escudo de entrada al castillo de Castro de Rei, hoy guardado en un pajar cercano; en la iglesia conventual de S. Francisco de Villafranca, primer panteón de la familia condal de Lemos, luego, tras la división del condado de una manera partididista y del todo injusta por parte de los Reyes Católicos, se construye el convento de S. Antonio en Monforte de Lemos, por parte del II conde de Lemos hereditario y perpetuo, D. Rodrigo Enríquez de Castro y Osorio. En Monforte de Lemos, en la iglesia que fue de los dominicos, del ex convento de S. Jacinto, fundado por los VII condes de Lemos, y hoy, iglesia parroquial de A Régoa, se puede ver un escudo en la cúpula, cuartelado, con las armas de los Enriquez de Castro y la Tau. Bueno, perdón por el extensión del texto, simplemente era para aclarar que en Ponferrada la TAU está presente por el I Conde de Lemos hereditario y perpetuo.
Aconsejo un libro muy, pero que muy interesante sobre la Tau escrito por Damien Verroux, publicado en el año 2005, y al que tuve acceso, afortunadamente, antes de su publicación, con motivo de un amigo filólogo lenguas clásicas natural de Castrojeriz, que fue quien me lo dio a conocer.
Monforte de Lemos tuvo como primer escudo municipal oficial a partir del año 1846, la TAU, que hoy, tras la modificación del mismo, sigue formando parte de él, en el jefe, en rojo, junto con el monte, el castillo y los roeles de los Castro.
Un saludo a todos los tertulianos.

28.Felipe, el 4 Junio 2007 a las 16:24 h #

Disculpas por las faltas de ortografía que ahora, leo, he escrito y, aunque no sirva de disculpa, disculpa, tengo que aclararos, apreciados tertulianos, que lo estoy escribiendo sobre la marcha, de memoria pues, por casualidad, “vine” a parar a este bloog.
También aclarar, que el conde de Lemos se convierte en hereditario y perpetuo en el año 1456, y su primera esposa fallece en 1455. Lo digo, ya que, escribo que se convierte en conde un año antes del fallecimiento de la misma, y fue un año después del fallecimiento.
Mis disculpas.

29.felipe, el 5 Junio 2007 a las 10:32 h #

Amigos, si me permitís, voya a escribir algunos datos más sobre la Tau y su relación con Monforte de Lemos y el condado de Lemos.
Aprovecho, para deciros que la señora de Lemos, primera esposa de Pedro Alvar Osorio, fue Beatriz de Castro, no Isabel (de memoria y corriendo, es mucho más fácil tener lapsus=errores, disculpas).

Los datos que os facilité o siga facilitando, forman parte de mi trabajo de investigación histórica, “La Tau, escudo de Monforte de Lemos”, que realicé en el año 1996-1997. Por ello, muchos datos inéditos que os voy a transmitir, si los usáis, por favor, poned la fuente. Gracias de antemano. Felipe Aira Pardo.

Respecto al castillo de Ponferrada, además de lo ya expuesto, os explico que en el año 1996, conocí a un equipo formado por un arquitecto y un arqueólogo vallisoletanos, que estaban realizando trabajos de recuperación y consolidación en la fortaleza mencionada. Se trata de Fernando Miguel Hernández, arquitecto y José Anselmo Gutiérrez González, arqueólogo. En un pequeño trabajo que me dieron, entre otras cuestiones, afirman:
“(…( ningún resto constructivo actualmente visible puede atribuirse con total seguridad a este período (1211-1311): La mayoría de las fábricas y elementos arquitectónicos corresponden a los distintos señores que hubo en el siglo XV, incluida la célebre TAU y leyendas de Alvarez Osorio, conde de Lemos, quien los repite en otros castillos suyos de Galicia(…) La mayor parte hoy visible es producto de las grandes obras emplendidas por Pedro Alvar Osorio a partir del matrimonio con Beatriz de Castro (…) este magnate realizó las monumentales reconstrucciones conocidas en numerosos castillos del Bierzo y Galicia (…) Su heráldica a la que corresponde la TAU y fragmentos de salmos campean en las torres de la fortaleza nueva(…)”
Tomado de “Historia del Bierzo”, pag. 10.
Ignacio Omaechevarría (O.F.M), EN SU OBRA “La Cruz de San Antón en la ruta Jacobea”, en la pags. 88-94, dice:
“La fundación de la Orden Antoniana que primero fue de carácter militar y hospitalario y luego de tipo monástico, tuvo lugar de este modo, según la crónica de B.A. de Cevallos en la que pueden apreciarse algunos elementos legendarios, ingenuos y pintorescos. Estando enfermos Gascón y su hijo, se encomendaron al glorioso “Santiago egipcio” quién se apareció de noche al padre, aceptando el ofrecimiento que hacían de su hacienda con condición que en el lugar de la Mota (La Mothe Saint-Didier) cuidasen de los pobres afligidos enfermos que padecen la enfermedad de fuego sacro y le dio el báculo que traía en su resplandeciente mano, que parecía hecho al modo de una letra griega T (Tau) y le mandó que la fijase en tierra y al día siguiente fueron padre e hijo al templo de San Antón y pusieron en sus capas una señal azul, que denotaba el bando que le había dado San Antón, que era de forma de una muleta o del “tau”, letra griega; y de allí a breves días se les agregaron ocho variones muy virtuosos, piniendo en sus capas el “tau” de San Antón para ejercitarse en las obras de caridad que les había encomendado el Santo; y así hicieron una hermandad muy ejemplar, nombrando por su Mayordomo Mayor o Maestre a Gascón y éste fue el origen de la sagrada religión antoniana(…) La nueva orden fundada en 1095 y aprobada como tal en 1208(…) El emblema de la Orden es la cruz de San Antón, llamada también “tau” y “cruz egipcia”. Los comendadores y religiosos, el hábito que traían es de paño negro y en cada uno ponen el “tau” azul de terciopelo o raso turquesado, o morado, con cairel de seda, y los cuellos blancos, y la barba y corona como la usan los clérigos virtuosos y reformados.
La religión antoniana se difundió ampliamente por España y las Indias. Fue Alfonso VIII quien la introdujo en Castilla fundando la Encomienda de Castrojeriz, residencia de un Comendador Mayor del que dependían en un principio las Casas de Castilla, Andalucia, Granada, Portugal, e Indias Orientales(…) Testimonio de la devoción medieval a San Antón es también, entre otros, el eremitorio que le estaba dedicado en el monte Olivares, en las afueras de Coimbra, donde vistió el hábito franciscano el Canónigo Don Fernando, cambiando desde entonces su nombre por el del Santo Abad egipcio, para ser luego celebrado en todo el mundo con el apelativo de San Antonio de Padua o San Antonio de Lisboa(…) Las gentes acudían a los hospitales antonianos para hallar remedio a un mal misterioso que se llamó “fuego sacro” o “fuego de San Antón” que hizo su aparición en Fancia en el siglo XI en forma gangrenosa producida por la intoxicación del cornezuelo de centeno que B.A. de Cevallos, describe como un nuevo y nunca experimentado contagio que llaman fuego sacro, que comúnmente, por ser el Santo el único remedio y salud de esta epidemia, la intitulan de San Antón; la cual enfermedad es más dañosa que la peste porque abrasa y consume interiormente los miembros y huesos de los cuerpos humanos; y así no tienen número los que miserablemente morían y los que no perdían la vida, vivían plagados de postemas, llagas, calenturas y otros achaques muy peligrosos y asquerosos(…)”

En algunas ocasione se llega a afirmar que la devoción precedió a la iconografía, es decir, los antonianos usaban la Tau, no sólo por ser el emblema usado por S. Antón Abad, sino también por ser signo de salud ue había entrado desde hacía tiempo, en la creencia y la cultura religiosa popular.

Un saludo.
Felipe Aira Pardo

30.felipe, el 5 Junio 2007 a las 10:50 h #

El siguiente documento es muy importante, entre otras cuestiones, para ver la relación entre las Taus esculpidas en diversos puntos del complejo fortificado de Monforte de Lemos, y confirmar el sentido de que esten en él. Quién las mando esculpir ya lo sabía, el motivo era lo que no acababa de tener totalmente claro. Con datos de investigación en archivos públicos y colecciones particulares, consulta en trabajos de investigaciones realizados, etc., me encontré con documentos que me lo aclararon.
Os envío uno de ellos, para compartirlo con vosotros.
En la Biblioteca Nacional, existen un documento que hace una crónico curiosa en cuanto a la forma de reseñar lo que el cronista ve y aprecia en aquella villa monfortina del siglo XVI. Os digo, igualmente, que por la interpretación del escrito, el mismo fue realizado durante la primera parte del siglo XVI.
Pensemos, amigos, que en ese momento, no habían pasado más unas décadas desde las reconstrucciones llegadas a cabo por el I conde de Lemos, entre 1470-1486 y la redacción del mencionado escrito, que sitúo entre la tercera y cuarta década de la primera parte del siglo XVI.

“BN MSS 712 folio 280.”
Al margen LEMAVUS
Monforte está en la concha de Lemos, que tiene por nombre antiquísimo se llama así, es la conche un valle muy llano en contorno rodeado de montaña, es de montaña fértil, de pan y vino y toda buena atrabiessala un riachuelo llamado Cabe y otros arroyuelos. No es de mucha arboleda, pero mirada Monforte tiene bella y apacible vista. La villa está en medio de un pan de azúcar, asentada bien cercada de fuertes muros y de torreones, y una fortaleza buena en lo más alto a un lado pegado con la casa y Monasterio que tiene la cima=allí junto está también la Casa del Conde edificada en propio suelo del Monasterio de que aba pocos días. Afuera a un lado está el (.. y fuera de la cerca, la Regla riega el río la falda del monte allí questa donde está la villa, y de la otra aparte está S. Francisco, casa y supultura de los Condes de Lemos, y tiene otro barrio en el llano y ribera que se llama lafavera por nombre y término antiquísimo, donde pasan por una razonable puente, allí en aquel lugar solía haber templo de S. Claudio, del que ya no ay mención, sino en escrituras, y debió estar donde se edificó S. Francisco.
TIENE LAS PUERTAS DE LA VILLA Y DE LA FORTALEZA POR ARMAS UNA TAU DE S.ANTÓN POR SER EDIFICIO DE LOS CASTRO SEÑORES ANTIGUOS DE CASTROJERIZ, DONDE ESTÁ UNA MUY ANTIGUA ABADÍA Y CASA DE S. ANTÓN, DONDE SUS ANTIGUOS MEMORIAS Y DOCUMENTOS.
Otro escudo de armas tiene la torre de la fortaleza, pero moderno, son los dos lobos de los Osorio y un castillo y seis roeles de ésta suerte.”

Mirad, por no extenderme más, os diré que la III Condesa de Lemos, Beatriz de Castro, comenzó a edificar el nuevo palacio condal en la segunda década del siglo XVI en terrenos del monasterio benedictino, lo que dió lugar a un pleito entre el monasterio y la casa condal. Se vio obligada a indemnizar al monasterio, etc, etc., pero siguió levantándolo, mientras tanto, rematándolo en la cuarta década del siglo XVI. El cronista en su forma tan linda de explicar lo que veía en la villa de MOnforte, dijo que: “la Casa del Conde edificada en propio suelo del Monasterio de que aba pocos días”, que serían, sin duda, pocos años.
Un saludo,
Felipe Aira
Historiador-Investigador

31.felipe, el 5 Junio 2007 a las 16:08 h #

Hola a todos.
Os voy a escribir un par de datos más sobre la vinculación de la Tau con los señores, luego condes de Lemos, así como, con alguna de las fortalezas que formaron parte de este importante señorío, desde 1456, condado hereditario y perpetuo, y que fue en la segunda parte del siglo XV, una época convulsiva, de guerras y levantamientos de la sociedad y clases llanas, sin precedentes hasta ese momento, -II revuelta irmandiña,¡qué apasionante acontecimiento desde el punto de vista histórico, social, político!, etc- el más importante de Galicia y, dentro del noroeste del Reino, el más poderoso junto con el condado de Benavente.
Nuestro entrañable amigo el Doctor Eduardo Pardo de Guevara y Valdés, en una extraordinaria obra “D. Pedro Fernández de Castro. VII Conde de Lemos (1576-1622). Estudio Histórico.” en las pags. 95-96, afirma:
“(…) La anteriormente mencionada relación-biográfica sobre la generosa prosapia de los Castros, Condes de Lemos, que don Juan de Arce incluy en la Egloga Tercera de sus Tragedias de Amor, concluye con unas curiosas referencias a esta última generación. Dice así: “(…) Estaban sobre aquel teatro tres sillas de ébano blanco y negro, tachaonados de oro y engastados en la cabeza unas esmeraldas labradas en punta, pendiente por el cielo sobre diamantes. Estaban sentados en ellas tres gallardos mancebos, tres pasos delante dellos estava un león de plata, artificiosamente dorado y esmaltado, con un escudo de armas en las uñas en que se veían en campo colorado seys reales de plata y por timbre un TAU (…)”

El ilustre historiador Amor Meilán, en su obra “Geografía General del Reino de Galicia”, Tomo IX, pags 560-597, afirma, al referirse al castillo de Castro de Rei:
“(…) En la torre hay un escudo con la TAU y los seis roeles de los Castros de Lemos, que ejercieron su jurisdicción sobre veinticuatro feligresías. La fábrica del castillo de Castro de Rey, pobre y en el peor estado, es sin duda, de las más recientes de Galicia; tal vez de los últimos años del siglo XV, siquiera en épocas anteriores hubiese estado rodeado de otras fortificaciones que las luchas habidas entre los nobles gallegos, a últimos del siglo XV, destruyeron hasta en sus profundos cimientos (…)”

Como ya hemos comentado, el escudo que coronaba la entrada principal de acceso al castillo, se conserva en un inmueble vecino, formando parte del mismo, y destino, al menos hace unos años, en una de nuestras visitas, en pajar, almacén de utensilios de labranza,etc.

Sobre el primitivo panteón condal que el I conde de Lemos hizo edificar en el convento franciscano de Villafranca del Bierzo, por dar un dato, facilitamos el siguiente, perteneciente a un documento que forma parte de la colección particular del Sr. Alberto Alvarez de Toledo e Ibarra.

“Según por fidelidad y certísima tradición hemos sabido, esta sagrada casa en honor del Beato Franciscano en Villafranca, que está en la España y es una ciudad (fortaleza) en la diócesis de Astorga, en un principio existió erigida en otro lugar de la misma fortaleza;del cual sin embargo en el año 1285, fue trasladada por la Ilustrísima heroína María de la Seta -vulgarmente, de la Cerda- por cuanto servía a los hermanos. Así fue trasladada al que ahora tiene. Se atribuye a esta tradición los signos familiares de la misma heroína María Aseta grabados en la puerta de la misma iglesia y su sepulcro que fue erigido en medio de la Capilla Mayor, pero ahora tiene el lugr izquierdo de la misma capilla Mayor - y ello desde el año 1465 y obra del Ilustrísimo Pedro Alvar Osorio conde de los habitantes de Lemos, quien casado con Beatriz de Castro tuvo señorío temporal de la ciudad de Villafranca. Cuanto de trabajo obra, interés y afán el sobredicho conde de los Lemos Pedro Alvar Osorio hay puesto en promover este emplazamiento, no es fácil reseñarlo. Lo amplió y rehizo y reedificó el principal sepulcro de sí mismo desde los fundamentos. Por lo cual tanto el mismom, como los sucesores suyos disfrutan con el mejor derecho de sacerdocio familiar y son sepultados en el predicho sepulcro(…)”
D. Julián Álvarez Villar, Catedrático Emérito de la Universidad de Salamanca, en el año 1996, nos hizo llegar unas fotos donde se pueden ver los escudos de los Enríquez de Castro, Osorio y la Tau, existentes en la cúpula del altar mayor de la iglesia conventual de S. Francisco de Villafranca del Bierzo.

Ponemos un ejemplo de una casa existente en Vitigudino (Salamanca), donde se puede ver un escudo cuartelado perteneciente a D. Antonio Fernández de Castro y de la Moneda Pacheco y Zúñiga, Marqués de Villacampo, Señor de Tamarón y Vilvestre. En el primer cuartel, la TAU de S. Antón y los seis roeles de los Castros. A grandes rasgos, para no extendernos en demasía, diremos que D. Antonino era el último de diez hermanos. El padre fue Fernán Ruíz de Castro, en tiempos de Felipe II, al que sirvió en las jornadas de Inglaterra…y así podemos retroceder hasta llegar a Pedro Alvar, hijo natural de Alvar Pérez de Castro “El Viejo”, hijo tercero de Pedro Fernández de Castro “El de la guerra”, al que su monarca, por los grandes servicios prestados, le dio entre otras posesiones, el castillo de Ponferrada, al disolverse la orden del Temple. Consultar la “Enciclopedia de Herádica y Genealogía” de los hermanos Carrafa.
En la obra “Blasones y Linajes de Galicia” de frai Crespo del Pozo, podéis consultar familias nobles gallegas que llevaban la Tau formando parte de las elementos de su escudo.

Para todas aquellas personas que se interesen por el tema de la Tau y su vinculación con los señores, luego condes de Lemos, sus fortalezas, o familias nobles gallegas que la utilicen, etc., pueden ponerse en contacto conmigo, si puedo, les ayudaré en sus consultas. Se lo comentáis a Perlegrino y él me lo hará llegar.
Un saludo a todos,
Felipe Aira
Historiador-Investigador

32.felipe, el 5 Junio 2007

curiosa

Re: La TAU y nuestros antepasados

Post by curiosa » 08 Nov 2009, 12:31

48.FELIPE AIRA PARDO, el 30 Enero 2008 a las 13:34 h #

Efectivamente, la Orden de los caballeros hospitalarios de S. Anton el Hermitaño, se funda en Francia por un caballero francés a finales del siglo XI. A España la trajeron para que, entre otras cuestiones, atendiesen a los peregrinos del Camino de Santiago, no solamente a los afectados por el llamado Fuego Sacro o de Sant Antón, sino también para todo tipo de enfermedades. En Castrojeriz, provincia de Burgos, se instalaron al pie del propio Camino de Santiago, teniendo la Casa General, la Encomienda, edificio precioso, desgraciadamente, hoy en día en manos particulares y en ruinas, ruinas sin embargo, que dejan palpable la grandeza que tuvo, y en las que se pueden ver las TAUS= T, su símbolo, por ejemplo, en un bello resotón.

Los Castro, familia que le dan el señorío de Castrogeriz, tienen mucha relación con la orden, y un Castro que se traslada a Galicia para desposarse con una noble de Monforte de Lemos, es el tronco de la familia de los Castro gallegos, la rama de los Castros que más se prolongó en el tiempo y que, más miembros de relevancia dio con el paso de los siglos.
En Monforte de Lemos, Castro Caldelas, Villafranca, Ponferrada, Castro de Rey, Cornatelo, etc., se pueden ver las TAUS =T que mandó esculpir en las piedras, el I Conde hereditario y perpetuo de Lemos, Pedro Alvar Osorio, con motivo de la reconstrucción de sus fortalezas luego de ser derribadas, total o parcialmente, por los irmandiños 1467-1469. Las obras se llevan a cabo entre 1470-1485, y en el caso de la iglesia de los franciscanos de Villafranca del Bierzo, donde decide el mencionado Conde, situar su panteón familiar, realiza obras de mejoras, colocando, por ejemplo, en los capiteles de la iglesia, la TAU con los escudos de la casa de los Condes de Lemos, es decir, los dos lobos andantes de los Osorio, el castillo de tres torres y el león rampante de los Enríquez y los seis roeles de los Castro. ¿Por qué manda esculpir las Taus en las fortalezas referidas?
Cuestiónes varias, entre ellas, como señal de protección contra los males, símbolo protecto, así como, para dar más derecho a su nieto bastardo, luego legitimizado de sangre Castro, contra las pretensiones que tenía una hija del Conde, que no era de sangre Castro, fruto de un segundo matrimonio de Pedro Alvar que, casada con un hijo del Conde de Benavente, la famosa familia de los Pimentel, pretendían hacerse con la titularidad del poderoso condado de Lemos, a la muerte de este noble que, el ilustre cronista del siglo XV Daponte nombra como “LUZ Y LUMBRE DE LOS CABALLEROS GALLEGOS”. La TAU era un símbolo identificativo de los Castros, de sus orígines en Castrojeriz.

Si tengo tiempo, os escribiré más sobre el tema.
Muy interesante que leáis la obra de Damian Verrroux, francisco francés que en su obra “LA TAU. SÍMBOLO FRANCISCANO”, hace un amplio y estupendo estudio de este símbolo, de la TAU = T.

Felipe Aira Pardo

49.FELIPE AIRA PARDO, el 30 Enero 2008 a las 13:40 h #

Ignacio Omaechevarría (O.F.M), EN SU OBRA “La Cruz de San Antón en la ruta Jacobea”, en la pags. 88-94, dice:
“La fundación de la Orden Antoniana que primero fue de carácter militar y hospitalario y luego de tipo monástico, tuvo lugar de este modo, según la crónica de B.A. de Cevallos en la que pueden apreciarse algunos elementos legendarios, ingenuos y pintorescos. Estando enfermos Gascón y su hijo, se encomendaron al glorioso “Santiago egipcio” quién se apareció de noche al padre, aceptando el ofrecimiento que hacían de su hacienda con condición que en el lugar de la Mota (La Mothe Saint-Didier) cuidasen de los pobres afligidos enfermos que padecen la enfermedad de fuego sacro y le dio el báculo que traía en su resplandeciente mano, que parecía hecho al modo de una letra griega T (Tau) y le mandó que la fijase en tierra y al día siguiente fueron padre e hijo al templo de San Antón y pusieron en sus capas una señal azul, que denotaba el bando que le había dado San Antón, que era de forma de una muleta o del “tau”, letra griega; y de allí a breves días se les agregaron ocho variones muy virtuosos, piniendo en sus capas el “tau” de San Antón para ejercitarse en las obras de caridad que les había encomendado el Santo; y así hicieron una hermandad muy ejemplar, nombrando por su Mayordomo Mayor o Maestre a Gascón y éste fue el origen de la sagrada religión antoniana(…) La nueva orden fundada en 1095 y aprobada como tal en 1208(…) El emblema de la Orden es la cruz de San Antón, llamada también “tau” y “cruz egipcia”. Los comendadores y religiosos, el hábito que traían es de paño negro y en cada uno ponen el “tau” azul de terciopelo o raso turquesado, o morado, con cairel de seda, y los cuellos blancos, y la barba y corona como la usan los clérigos virtuosos y reformados.
La religión antoniana se difundió ampliamente por España y las Indias. Fue Alfonso VIII quien la introdujo en Castilla fundando la Encomienda de Castrojeriz, residencia de un Comendador Mayor del que dependían en un principio las Casas de Castilla, Andalucia, Granada, Portugal, e Indias Orientales(…) Testimonio de la devoción medieval a San Antón es también, entre otros, el eremitorio que le estaba dedicado en el monte Olivares, en las afueras de Coimbra, donde vistió el hábito franciscano el Canónigo Don Fernando, cambiando desde entonces su nombre por el del Santo Abad egipcio, para ser luego celebrado en todo el mundo con el apelativo de San Antonio de Padua o San Antonio de Lisboa(…) Las gentes acudían a los hospitales antonianos para hallar remedio a un mal misterioso que se llamó “fuego sacro” o “fuego de San Antón” que hizo su aparición en Fancia en el siglo XI en forma gangrenosa producida por la intoxicación del cornezuelo de centeno que B.A. de Cevallos, describe como un nuevo y nunca experimentado contagio que llaman fuego sacro, que comúnmente, por ser el Santo el único remedio y salud de esta epidemia, la intitulan de San Antón; la cual enfermedad es más dañosa que la peste porque abrasa y consume interiormente los miembros y huesos de los cuerpos humanos; y así no tienen número los que miserablemente morían y los que no perdían la vida, vivían plagados de postemas, llagas, calenturas y otros achaques muy peligrosos y asquerosos(…)”

Interesante esta cita que os transmito. Se funda la Orden en el año 1095, y aprobada como tal en 1208.

Un saludo a todos los contertulios.

Felipe Aira

Rosita

Origen de los apellidos

Post by Rosita » 02 Jan 2014, 00:42

Senor don Felipe Aira Pardo, Hace poco lei su trabajo de investigacion sobre La familia de los Gaibor asentada en la villa de Monforte de Lenos, mis felicitaciones , pero segun su trabajo de investigacion el apellido Gaibor en la actualidad se ha perdido. Podria ud amablemente explicarme sobre las familias Gaibor asentadas en zuidAmerica.
Gracias.

GpGoodwill
Posts: 5
Joined: 14 Jul 2015, 14:26

La TAU y nuestros antepasados

Post by GpGoodwill » 14 Sep 2015, 04:20

ї Se practicу desde tiempos muy antiguos por pura falta de alimentos, o por el deseo de nutrirse de caracterнsticas fнsicas o morales de las vнctimas ?

Post Reply

Who is online

Users browsing this forum: No registered users and 1 guest