NoticiasGenerales

Generales

Castrojeriz espera renovar los accesos al castillo en 3 meses

Tras la aprobación del estudio arqueológico para dar luz verde a las obras, el proyecto de mejora de los accesos al castillo de Castrojeriz en coche avanza a «buen ritmo» y se espera que culmine en un plazo de «tres meses». Lo aseguraba ayer la alcaldesa de la localidad, Beatriz Francés, satisfecha por el desarrollo de una intervención que contempla el ensanche de determinados tramos del camino para que los vehículos tengan capacidad de maniobra cuando se cruzan en distinta dirección.

La actuación también contempla una completa remodelación del pavimento «para evitar que sea intransitable», ya que las condiciones meteorológicas habían afectado a la calidad del firme. En estos momentos, los operarios trabajan en los «últimos detalles». Pero ya se sabe que «siempre llevan su tiempo», de ahí que la regidora no descarte una posible «prórroga» por imprevistos de última hora.

Con una partida que se aproxima a los 104.000 euros, el arreglo de estos caminos fue la segunda inversión más elevada que el Ayuntamiento ejecutó el pasado ejercicio. La más ambiciosa, en términos monetarios, fue la renovación de instalaciones urbanas en la avenida Colegiata por importe de 151.189 euros.

Otra obra comprometida de las cuentas anteriores -por valor de 85.913 euros- es la remodelación del campo de fútbol, cuyo césped «ya se ha sembrado y drenado». También se han habilitado las vallas que delimitan el terreno y lo siguiente será adecuar las alturas previstas.

El crecimiento del césped determinará en gran medida que el campo se pueda inaugurar durante las fiestas de San Juan, pues «todo depende del tiempo», apostilla la alcaldesa. Por lo demás, cumplir con este plazo se antoja viable, ya que solo faltan «remates» como la colocación de porterías y bancadas.

En aras de garantizar la «transparencia», el Ayuntamiento publicó a mediados de febrero un listado con todas las inversiones en materia de obras que se ejecutaron el año pasado. En total, se destinaron 641.627 euros -contando con los 189.877 del campo de fútbol y de los accesos al castillo-, casi de la mitad del presupuesto municipal de 2016, que se fijó en 1,5 millones.

De forma paralela, la Corporación también desglosó las subvenciones destinadas a asociaciones, organismos o eventos, entre las que destacan las ayudas para la Feria del Ajo y todas sus actividades paralelas (2.224 euros) y la organización de propuestas culturales y deportivas (3.585 ). El cómputo global de estas subvenciones ascendió a 215.531 euros. No obstante, el Ayuntamiento contó con la colaboración de la Secretaría de Estado de Vivienda y de la Junta de Castilla y León para el reparto de 189.451 euros enmarcados en las Ayudas a la Regeneración y Reurbanización Urbanas (ARRU).

Al no contar con el ARRU en este ejercicio, el presupuesto de 2017 se ha reducido en 200.000 euros. Sea como fuere, Francés reconoce que la inversión más importante de este año es una «obra inesperada» pero al mismo tiempo necesaria. Se trata de una intervención integral sobre la estructura de la Casa Consistorial. Fueron los empleados municipales quienes dieron la voz de alarma cuando se decidió cambiar las telas que recubren las paredes del salón de actos porque «cogían olores». Así descubrieron que «había seis vigas partidas» que se sitúan debajo de la torre. Según sus cálculos, Francés estima que la obra rondará los 150.000 euros.

 

Noticias del Ayuntamiento en Marzo 2017

Ayuntamiento de Castrojeriz

Impuesto sobre vehículos. Plazo voluntario de de pago: del 1 de Marzo al 30 de Abril

 

Liquida Diputación de Burgos

Consultas en Ayuntamiento de Castrojeriz

13 de marzo de 2017

 

Modificación de Ordenanza sobre IBIU (Contribución Urbana) de Castrojeriz

Examen y presentación de alegaciones hasta el 10 de abril de 2017 en las oficinas del ayuntamiento.

13 de marzo de 2017

 

Carnaval 2017

Carnaval 2017

Sábado 25 de Febrero en el Teleclub a partir de las 18:30

Amenizado por la Banda Arlanzón

 

Bando de Castrojeriz

Bando de Castrojeriz para la selección de un Juez de Paz

 

No somos profesionales, pero estamos formados

Entramos en el parque de voluntarios de Castrojeriz, donde hace dos años hubo una fuerte polémica similar a la que hubo en Roa a comienzos de mes. Así piensan los "señalados"

Lo sucedido con los voluntarios de Roa no es algo inédito. Hace dos años ocurrió algo parecido en el parque de Castrojeriz, al que atienden cinco voluntarios de la localidad. Ellos, como todos, reciben una gratificación por su esfuerzo que en 2015 se tradujo en 5.422 euros. Es un dinero que se calcula a partir de las salidas que realizaron (fueron 21) y que ellos reparten después conforme a los servicios prestados por cada uno y si estos se han dado en festivos, fines de semana o noches. «Lo que pasó fue que nos estaban aplicando deducciones fiscales a lo poco que recibimos, así que yo me planté y renuncié. Después llamaron a Félix y él también renunció. Así que como los dos que tenemos el carné para conducir (y que son quienes atienden al teléfono de guardia) dijimos que no continuábamos, la alcaldesa se hizo cargo ante la Diputación de responder ante las emergencias. Fue entonces cuando se quemaron varias casas en Melgar y, aunque la estuvieron llamando, no cogió el teléfono. Por eso tuvieron que ir los voluntarios de Villadiego y de Santa María del Campo, que son nuestros dos parques más cercanos. No es que nos negáramos a ir, como se ha dicho, es que quien se responsabilizó de atender las urgencias no contestó», asegura José Luis, que cuenta con 35 años de experiencia en este servicio. Por el respeto le que muestran sus compañeros, es evidente que ejerce la ‘jefatura’ del grupo.

Están perfectamente informados de la polémica que rodea al servicio provincial de extinción de incendios y manejan los argumentos de todas las partes implicadas. Su opinión es que «el sistema actual sí funciona porque esto es una provincia muy grande y aún así estamos unas distancias que nos permiten un tiempo máximo de respuesta de 28 minutos».

Asumen que ellos no son profesionales, ni tampoco lo pretende, pero defienden su labor y, sobre todo, los motivos que los mueven. «No somos autoridades, pero para eso viene con nosotros la Guardia Civil a las emergencias. Y sabemos que no estamos tan preparados como los profesionales (dos trabajan en el Ayuntamiento de Castrojeriz y otros tres por cuenta propia o ajena), sobre todo en lo físico, pero estamos bien equipados y no nos falta formación», continúan.

Preguntados por en qué consiste esa formación, Carlos, el más joven del equipo, explica que realizan «los cursos de la Diputación de extinción de incendios, tanto básicos como avanzados, los de apicultura, los de riesgo eléctrico o los de excarcelación», aunque en el último caso, puntualizan, no tienen equipos para atender accidentes graves. Otros parques (Lerma o Salas, por ejemplo) sí los tienen y los usan, pero en Castrojeriz deben dar aviso a los Bomberos de Burgos para que acudan al lugar del siniestro.

José cree que convendría solucionar las discrepancias entre la Diputación y los profesionales «porque esto no es algo para no entenderse». Sí, es un asunto serio y ellos lo saben porque lo han visto. «Cuando estás con gente que acaba de ver cómo se quema su casa tienes que saber hacer hasta de psicólogo. Y en la carretera se ven cosas muy duras también».

Sin embargo, no piensan que la solución pase por incorporar un bombero profesional a cada parque, algo que resumen con cierta mala leche al decir que «se iba a aburrir porque aquí no hay gimnasio». Después se explican mejor. «No puedes tener un solo profesional porque no va a trabajar 24 horas al día los 365 días, tienes que tener varios, y eso imposible en los 19 parques».

Durante sus años de ‘servicio’ han sufrido accidentes, han operado de forma totalmente altruista (durante muchos años no recibieron un céntimo por su labor) y se las han visto para trabajar sin el material necesario. Ahora, cuentan, «las cosas están mucho mejor».

Aunque no consiguieron eludir las deducciones fiscales de su gratificación, todos optaron por continuar su labor. José explica por qué. «Se trata de hacer un bien a la comunidad y aquí lo das todo. No hay nada más grande que el corazón de un voluntario, sea bombero o cualquier otra cosa, y esa es la puta verdad».

 

Página 1 de 22