NoticiasCultura

Cultura

Peregrinos y asociaciones jacobeas lamentan que en invierno numerosos albergues cierren

Peregrinos y asociaciones jacobeas lamentan que en invierno numerosos albergues cierren

 

Paco Alc√°ntara. Valladolid

La preocupaci√≥n de muchos peregrinos que emprenden el Camino de Santiago este invierno no pasa s√≥lo por superar las etapas con fr√≠o, lluvia y nieve; que este a√Īo se han convertido en habituales. Tambi√©n, a diario, tienen que medir muy bien la longitud de cada etapa para concluir la jornada en una localidad que cuente con un albergue abierto.

Se dan casos extremos como los de dos murcianos que comenzaron la peregrinaci√≥n, a principios de enero de 2009, al otro lado de los Pirineos, en San Juan a Pie de Port. Decidieron recorrer en autob√ļs un tramo de m√°s de 160 kil√≥metros entre Burgos, Palencia y Le√≥n, ante el temor de encontrar cerrado los albergues que se asientan en lugares emblem√°ticos en la ruta como Fr√≥mista, Villalcazar de Sirva o El Burgo Ranero. “No podemos pernoctar en pensiones, porque nos pasamos de presupuesto”, comenta Gin√©s, tras esta peripecia. De hecho, planificaron el viaje para gastar, cada uno, unos treinta euros diarios; “esto termina con la peregrinaci√≥n en invierno y con la gente que, como nosotros, nos gusta hacerla de un tir√≥n y no disponemos de grandes recursos econ√≥micos”, lamenta el santiaguista. Alejandro, su compa√Īero, susurra una propuesta, “debiera de permanecer abierto un local para acoger peregrinos, al menos, cada veinte kil√≥metros”.


Otros se quejan por la falta de informaci√≥n. No s√≥lo porque las gu√≠as tradiciones ofrecen datos v√°lidos solo para el verano, en los albergues abiertos tampoco se colocan en lugares visibles anuncios en los que se indique “los que est√°n de guardia” en esta √©poca invernal, comenta otro caminante desde Villafranca Montes de Oca.


Este jacobita no salía de su asombro cuando comprobó, a mediados de enero pasado, que éste era el primer lugar donde podía pernoctar, desde que entró en Castilla y León. Encontró cerrados todos los albergues de Belorado y se quedó de un aire cuando la hospitalera que le acogía anunció que en, San Juan de Ortega, desde que murió el párroco José María Alonso, el albergue tampoco tiene quien lo atienda. Debió de elegir por caminar hasta Agés o dirigirse a Burgos, con lo que, en un día habría caminado 36 kilómetros.


Cerrojazo


Desde el pasado mes de noviembre, muchos albergues jacobeos echaron el cerrojo y no abrir√°n hasta la primavera. √Āngel Luis Barreda, palentino y presidente de la Federaci√≥n de Asociaciones del Camino de Santiago, lo reconoce: “la verdad es que dan ganas de poner el cartel de cerrado durante el invierno, no es nuevo, aunque siempre ha sido as√≠”. Este dirigente jacobeo lamenta que, aunque cada vez existen m√°s albergues, la mayor√≠a privados, “no ha aumentado la oferta invernal, y muchos optan por cerrar, para no tener p√©rdidas”.


Desde la Junta, Manuel Fuentes, Comisionado para los Caminos de Santiago, considera que es un problema que padecen todas las comunidades, “pero se acent√ļa en Castilla y Le√≥n por la cantidad de kil√≥metros que tenemos en la regi√≥n”. Seg√ļn se√Īala, tras recoger los datos de los puntos donde hay albergues cerrado en inviernos, “estudiamos crear una red b√°sica que deber√° estar abierta todo el a√Īo”. Fuente reconoce que tendr√°n que apoyarse en congregaciones religiosas, asociaciones jacobeas y ayuntamientos y “ofrecerles un incentivo”, para que no cierren.


Son varios los empresarios que regenta hospitales de peregrinos y ofrecen la misma respuesta para esta clausura invernal, los gastos de calefacci√≥n y agua caliente son muy elevados y “apenas si recibes a dos peregrinos, al d√≠a; para nada es rentable” concluyen.


La mayor√≠a de los albergues abiertos en estos meses fr√≠os son propiedad de los ayuntamientos, de asociaciones de amigos del camino o los regentan religiosas. Tanto las monjas Carbajalas en Le√≥n o las Hijas de la Caridad de San Vicente Pa√ļl, en Carri√≥n de los Condes, mantienen ese esp√≠ritu hospitalario durante todo el a√Īo. Estas √ļltimas religiosas han habilitado un dormitorio con doce camas y tres duchas “no hace falta m√°s espacio para atender la demanda invernal”, asegura Sor Aurora, que se encarga de atender a los peregrinos, “la verdad es que son pocos y el gasto que generan es muy superior a los beneficios, pero no estamos aqu√≠ para ganar dinero”, concluye esta religiosa.


Ovidio Campo, concejal de cultura en el ayuntamiento de Castrojeriz y veterano peregrino, advierte que, con el tiempo, en el Camino se va profesionalizado la atenci√≥n a los caminantes, “porque van desapareciendo aquellos veteranos hospitaleros por vocaci√≥n”, como Jos√© Mar√≠a Alonso, en San Juan de Ortega, y Jos√© Mariscal, en Carri√≥n, que se jubil√≥. Para evitar este desamparo, desde hace dos a√Īos, en esta localidad burgalesa, el albergue Municipal de San Esteban se encuentra abierto los 365 d√≠as del a√Īo. Ante la imposibilidad de contar con hospitalero en esta √©poca, “hemos colocado un cartel en la puerta del Hospital de peregrinos con un tel√©fono y varios vecinos se encargan de atender a quien pide pasar la noche”, concluye Campo.


Javier, un burgal√©s que comenz√≥ en Roncesvalles, a√ļn se siente indignado por los muchos lances que ha padecido, “lo de los albergues en invierno es para escribir una novela, te encuentras totalmente desamparado”, sentencia. Entonces cuenta que le pidieron 50 euros por dormir en El Burgo Ranero, “el albergue estaba cerrado, iba calado hasta los huesos, o dorm√≠a al raso o pagaba lo que me exig√≠an en una pensi√≥n”, concluye. No es una novedad, en el Medievo fueron los mesones los mayores enemigos de los romeros a Compostela. Siempre se ha dicho que “promet√≠an todo lo bueno y daban todo lo malo”.


Hospitalarios


Mart√≠n, un peregrino franc√©s que supera los setenta a√Īos, sin embargo, prefiere evocar los momentos de solidaridad. De su paso por la localidad burgalesa de Hontanas, “famosa por su agua”; recuerda la atenci√≥n que le dispens√≥ la hospitalera del albergue municipal. Ni tan siquiera conoce su nombre, pero.... “llegu√© cansado y hab√≠a llovido todo el d√≠a. La se√Īora me abri√≥ el local, encendi√≥ la calefacci√≥n y hasta me prepar√≥ la comida, ¬°una maravilla!”.


Esperanza tambi√©n enciende, a diario, la chimenea a los peregrinos que pernoctan en el albergue de Nuestra Se√Īora del Pilar, en Rabanal del Camino, “lo agradecen, porque, enseguida entran en calor”. Esta mujer, y su hija Isabel, son ya unas veteranas de la hospitalidad jacobea. Llevan m√°s de dos d√©cadas atendiendo a los andorreros. Comenz√≥ la progenitora de forma casual y ahora, Isabel, lleva las riendas del negocio.


En los a√Īos ochenta volvieron a aparecer por el pueblo, con asiduidad, sobre todo, peregrinos franceses y alemanes, y en esta localidad maragata no encontraban donde dormir, “nosotros, como ten√≠amos sitio en casa, decidimos acogerlos”, desvela Esperanza. Ahora tienen preparado el establecimiento para recibir a m√°s de sesenta personas, a diario.


En esta √©poca de fr√≠o apenas si recalan tres o cuatro personas cada jornada, pero “no cerramos en todo el a√Īo”, afirma, orgullosa la madre, “en eso radica la hospitalidad jacobea, ¬Ņverdad?”. Hasta en Navidades comparten mesa con los peregrinos. “¬°C√≥mo los vas a dejar solos!”, se escandaliza esta mujer de ojos claros y mirada afable. Recuerda que este a√Īo tuvo que cenar, en Nochebuena, en el hospital de Le√≥n, porque su esposo se encontraba hospitalizado, “pero les dejamos a los peregrinos una cazuela de pescado guisado y unas bandejas de embutidos, no pod√≠amos abandonar la tradici√≥n, si lo hemos hecho todos los a√Īos”.


Carmen Calvo, estudiante de Periodismo, es el primer invierno que pasa como hospitalera voluntaria en Foncebad√≥n. El albergue Monte Irago es la √ļnica casa abierta en invierno en este pueblo, casi un despoblado, sombr√≠o, aislado por la nieve y donde parece que se esconden fantasmas de mil a√Īos, entre sus calles. Las cinco personas que atienden el establecimiento reciben con m√ļsica ambiental al caminante. Como en Rabanal, el un amplio sal√≥n lo preside una inmensa chimenea de le√Īa. “Tambi√©n hemos dejado unas guitarras por si alg√ļn grupo quiere cantar durante la velada”. En estos meses, la cena que ofrecen es un reconstituyente para los peregrinos, “fundamentalmente, una sopa bien caliente, o una buena paella de arroz”, comenta Carmen, “aunque, si no son muchos, les preguntamos qu√© quieren comer”. No acaban aqu√≠ las atenciones, disponen de una peque√Īa tienda de ultramarinos, ofrecen un men√ļ vegetariano y hasta preparan tortilla de patatas. Un lujo en un despoblado a 1.300 metros de altitud donde no se ha perdido la hospitalidad jacobea.

 

Eduardo Francés, candidato: "Para 2010 plantearé un congreso donde se defina qué es ser peregrino"

Eduardo Franc√©s, candidato: ¬ęPara 2010 plantear√© un congreso donde se defina qu√© es ser peregrino¬Ľ

¬ęLa asociaci√≥n es de √°mbito provincial y no debe circunscribirse solo a la ciudad. Por otro lado, hay que abrirse a la juventud y rebajar la edad media de los socios¬Ľ

Eduardo Francés, candidato.

diariodeburgos.es
I.L.H. / Burgos

i.l.h. / burgos
Es socio fundador y fue miembro de la primera junta directiva. Despu√©s de 12 a√Īos como alcalde de Castrojeriz y 4 como concejal de Cultura del Ayuntamiento de Burgos, Eduardo Franc√©s dice estar preparado para retomar la iniciativa al frente de la Asociaci√≥n de Amigos del Camino de Santiago.
¬ŅPor qu√© decide presentarse?
Adem√°s de ser partidario de que la asociaci√≥n se renueve, tras realizar el Camino el a√Īo pasado soy muy consciente de las necesidades actuales del peregrino. Por otro lado, he participado en la construcci√≥n de los dos albergues municipales de Castrojeriz y, desde Adeco Camino hemos colaborado en la construcci√≥n de infraestructuras en la provincia.
¬ŅCu√°l ser√≠a su programa?
La asociaci√≥n se cre√≥ con √°mbito provincial y, por lo tanto, no debe circunscribirse √ļnicamente a la ciudad de Burgos. La asociaci√≥n tiene que preocuparse de lo que acontezca y las necesidades del peregrino a lo largo de los 110 kil√≥metros que hay desde Redecilla del Camino a Itero del Castillo. Y una vez abierto el albergue de la capital, hay que centrarse en otros municipios, adecentando todas las instalaciones. En cuanto a Burgos ciudad, hay que conseguir que el albergue sea un foco de cultura para el peregrino y el ciudadano en general. Adem√°s, debemos abrirnos a la juventud, rebajando la edad media de los socios. Pueden hacerse concursos, trabajos, talleres... y hacerles socios por una cantidad simb√≥lica.
¬ŅC√≥mo puede ayudar la asociaci√≥n a Burgos 2016?
Ser√° un respaldo muy importante porque ya desde 1987 est√° considerado el Primer Itinerario Cultural Europeo. Nosotros lo apoyaremos en todo momento.
¬ŅQu√© perspectivas y proyectos tiene de cara al pr√≥ximo A√Īo Santo Compostelano de 2010?
Burgos tiene que ser una referencia inmediata y fundamental. Para eso queremos organizar un congreso internacional de asociaciones de amigos del Camino de Santiago que sit√ļa a Burgos en el sitio que le corresponde en el mundo jacobeo. Burgos, que lleg√≥ a tener 33 hospitales en la Edad Media, siempre es una referencia importante, pero debe convertirse en el centro de la peregrinaci√≥n jacobea. Para el congreso plantear√≠a, incluso, que de aqu√≠ saliera una definici√≥n de lo que es ser peregrino, para diferenciarlo del turista.
De cara al pr√≥ximo a√Īo, ¬Ņcontamos con plazas suficientes?
Siempre que es A√Īo Compostelano se ampl√≠a la capacidad. Adem√°s del centenar de camas del albergue municipal de la capital y otras 40 de los dos privados, habr√≠a que reforzarlas en el Hospital del Rey o en otro lugar con campamentos de alojamiento.

 

 

Castrojeriz acoge la sede del Centro Italiano de Estudios Compostelanos

El organismo, vinculado a la Universidad de Perugia, ha invertido 250.000 euros en la rehabilitación de una casona que albergará una extensa biblioteca jacobea y una hospedería para los estudiosos de la ruta europea

Los promotores han restaurado un inmueble del siglo XVII situado en una céntrica calle del pueblo.

Víctor Herrero
B.G.R. / Castrojeriz

Todo aquel peregrino que cruce la provincia de Burgos encuentra en Castrojeriz la esencia del Camino de Santiago. El antiguo hospital de San Ant√≥n se presenta en ruinas como lugar salvador de aquellas terribles enfermedades de los caminantes a las que pon√≠an remedio los antonianos. Quiz√° por eso, el Centro Italiano de Estudios Compostelanos de la Universidad de Perugia ha elegido la villa castre√Īa como sede de sus actividades en Espa√Īa.
Tambi√©n hay razones m√°s pr√°cticas como es la cercan√≠a del albergue de San Nicol√°s, de la localidad de Itero del Castillo, que tambi√©n gestiona el organismo italiano desde hace unos a√Īos. Y las hay m√°s espirituales y humanas, como el contacto directo con el peregrino que permite el medio rural en detrimento de la invisibilidad de la gran ciudad.
¬ęEl centro de estudios jacobeos de Castrojeriz es una estructura de car√°cter cient√≠fico que pretende estudiar el Camino de Santiago y las peregrinaciones de nuestra √©poca, en especial todo aquello que tenga que ver con la revitalizaci√≥n de los caminos, las motivaciones de los peregrinos, los congresos cient√≠ficos o el papel de las asociaciones¬Ľ, explica Paolo Caucci, promotor de la iniciativa y presidente del centro italiano.
El tambi√©n catedr√°tico de la Universidad de Perugia a√Īade a su explicaci√≥n las caracter√≠sticas del centro castre√Īo, como la incorporaci√≥n de una extensa biblioteca y archivo sobre el Camino de Santiago. Tambi√©n destaca la programaci√≥n que acompa√Īar√° la nueva sede basada en la organizaci√≥n de conferencias, mesas redondas, exposiciones y congresos cient√≠ficos.
La sede de este organismo se ha levantado sobre una antigua casona de Castrojeriz, que ha sido rehabilitada para tal fin manteniendo su arquitectura original. El proyecto ha supuesto una inversión de 250.000 euros, de los cuales 100.000 han sido aportados por Adeco Camino. También se han recibido ayudas de la Xunta. El centro contará con una zona para el hospedaje de los estudiosos del Camino que se acerquen a Burgos.

A finales de 2008

Las obras de rehabilitaci√≥n de la casa comenzaron hace dos a√Īos y terminaron a finales del pasado. En la actualidad se est√° procediendo a su equipamiento y colocaci√≥n del mobiliario. Caucci calcula que el centro se inaugurar√° la pr√≥xima primavera, aunque habr√° que esperar al verano para que abra sus puertas al p√ļblico.
El organismo que promueve este centro, la Confraternidad Di San Jacopo de Perugia, mantiene una estrecha relación con la zona de Castrojeriz desde que rehabilitaran la ermita-albergue de San Nicolás en la vecina localidad de Itero del Castillo. Este centro está gestionado directamente por miembros de esta hermandad, que visitan periódicamente el municipio burgalés.
Desde que conocieran Itero del Castillo, la confraternidad -que cuenta ya con varios socios castre√Īos- se ha interesado por crear una infraestructura jacobea en esta parte del Camino de Santiago que hiciera las veces de sede nacional. Fue entonces cuando conocieron la existencia de una casona del siglo XVII, apoyada en la muralla, que se vend√≠a en Castrojeriz y que cumpl√≠a sus expectativas. Decidieron rehabilitarla y el proyecto ya est√° ejecutado.

 

"Amigos y no tan amigos" en la Asociación del Camino de Santiago de Burgos

El pr√≥ximo s√°bado 30 de enero se celebran elecciones en la Asociaci√≥n de Amigos del Camino de Santiago de Burgos que, seg√ļn nos cuentan, tiene alrededor de 700 socios.
El actual presidente Gregorio Mart√≠nez tras dos a√Īos en el cargo lo deja. Su intenci√≥n es seguir al frente de la revista de la asociaci√≥n, Hito.

Al poco tiempo de anunciar su marcha salieron dos nombres: Jes√ļs Aguirre, durante muchos a√Īos secretario de la asociaci√≥n y Eduardo Franc√©s, ex-concejal del ayuntamiento de la capital y alcalde de Castrojeriz hace unos a√Īos.
EL CONFIDENCIAL sabe que las relaciones entre los dos candidatos a la presidencia pasan por un momento no especialmente dulce. Se habla incluso de ostrucionismo a la hora de poder disponer del censo, etc...
Todo apunta en el sentido de que en la √ļltima semana¬†el ambiente¬†puede ponerse m√°s tenso. Lo que ya nadie duda es que las relaciones entre los dos "contendientes" no son demasiado cordiales, y eso que son de la Asociaci√≥n de Amigos.

 

Animales y naranjas

Animales y naranjas

Las ruinas del convento de San Antón acogerán la misa.

Las ruinas del convento de San Antón acogerán la misa.

Patricia

Actividad: Festividad de San Antón.
Lugares: Castrojeriz y Lerma.
D√≠a: Durante la jornada de ma√Īana s√°bado.
Programas: En la villa castre√Īa, misa de campa√Īa y posterior comida. En la Villa Ducal se rememorar√° la tradici√≥n de rodar la naranja.

La provincia de Burgos revivir√° este fin de semana algunas de sus tradiciones m√°s enraizadas con la celebraci√≥n de festividades como San Ant√≥n o San Sebasti√°n. El primero protagonizar√° los actos organizados para la jornada de ma√Īana en Castrojeriz y Lerma. Lo har√° con costumbres tan generalizadas como la bendici√≥n de animales o con pr√°cticas tan originales como la de rodar la naranja ladera abajo.
La villa castre√Īa festejar√° San Ant√≥n con una misa de campa√Īa a partir de las 13.00 horas. Los asistentes se trasladar√°n despu√©s a degustar un cocido local, por un precio de doce euros, en los restaurantes El Mes√≥n, La Cachaba y Las Cruzadas. Durante la jornada no faltar√° la bendici√≥n de las mascotas seg√ļn los ritos de los monjes antonianos.
Y de Castrojeriz nos trasladamos a Lerma, donde se repetir√° este rito a las once y media de la ma√Īana durante la misa en el barrio de San Francisco, en la ermita que lleva el nombre del patr√≥n de los animales. Despu√©s habr√° un vino espa√Īol. Por la tarde, los actos continuar√°n con el rosario, que dar√° paso a las cinco y media a la tradici√≥n de rodar la naranja. Los m√°s peque√Īos de la Villa Ducal deslizar√°n los frutos ladera abajo como si de una pelota se tratase. Una vez rodada deber√°n com√©rselos, si es que han sobrevivido a los m√ļltiples lanzamientos sufridos.
Se trata de una tradici√≥n que se realiza en la localidad desde hace un siglo, aunque se desconocen sus verdaderos or√≠genes. Los organizadores de la actividad se encargar√°n tambi√©n de facilitar las naranjas a todos los asistentes. Finalizado el ‘juego’, los vecinos de este barrio lerme√Īo ofrecer√°n a las seis de la tarde una degustaci√≥n de productos de la matanza, que estar√° acompa√Īada con vinos de la Denominaci√≥n de Origen Arlanza y los sonidos de las dulzainas y tambores del grupo La Galana de Lerma.
Las tradiciones por San Antón se sucederán en distintos puntos de la provincia, como la que organizan en Villafranca Montes de Oca con la bendición del pan en recuerdo a aquellos animales que aportaban buena parte del sustento familiar.    

 

 

P√°gina 29 de 35